Ahora mismo..

Las ensaladas es algo que no debe faltar en nuestra dieta. Las opciones que ofrece, por ejemplo, una base de lechuga, son increibles.. tantas como te deje la imaginación. Permite incluso jugar con los sabores casi más que ninguna otra receta: acido, salado, dulce, .. Jugando con esos sabores, hoy vamos a preparar una ensalada de lechuga con queso de cabra y cebolla caramelizada, con algunos complementos más, que va a encantar a mayores y a pequeños.

El tiempo aproximado de preparación son unos 30 minutos para caramelizar la cebolla. Mientras tanto, aprovecharemos para preparar el queso de cabra, e ir montando la ensalada. Podríamos decir que el tiempo de preparación total serían unos 35 minutos. Los ingredientes que vamos a necesitar para 6 comensales son los siguientes:

  • 2 lechugas hermosas
  • 2 tomates grandes
  • 2 rulos de queso de cabra
  • 2 cebollas grandes
  • 75 gr de mantequilla
  • 50 gr de azucar
  • 2 manzanas
  • 12 nueces
  • reducción de vinagre de módena
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal

Siguiendo estas sencillas instrucciones, vais a montar una pedazo de ensalada, que seguro os va a apetecer comer un muchas ocasiones:
  1. Cortamos toda la cebolla en juliana, y la sofreimos 1 minuto en una sarten junto con la mantequilla. Después la dejaremos pochar a fuego lento durante unos 20 minutos.
  2. La cebolla tendrá un tono dorado, y será el momento de añadir el azucar. Dejaremos pochar otros 10 minutos más a fuego lento. Y ya tendremos la cebolla caramelizada.
  3. Cortaremos los rulos de queso de cabra en rodajas de unos 2 cm. Pondremos las rodajas sobre un panel de horno, y las gratinaremos unos minutos hasta que coján algo de color. 
  4. En una fuente grande, montamos la base de la ensalada con toda la lechuga, a la que añadiremos los tomates cortados en rodajas, la manzaja cortada en dados y las nueces. Será el momento de salar el conjunto.
  5. Repartimos por la ensalada las rodajas de queso de cabra gratinadas. Hacemos lo mismo con la cebolla caramelizada.
  6. Sólo faltaría aliñarla con aceite de oliva virgen extra y la reducción de vinagre de módena. Y a chuparse los dedos.

Hemos utilizado una reducción ya preparada de vinagre de módena, aunque bien se puede utilizar cualquier otra. Incluso si la queréis preparar vosotros mismos, no hace falta más que mezclar 300 ml de vinagre de módena y 50 gr de azucar, y remover a fuego muy lento en una sartén. En unos minutos la tendréis. Y si queréis variar, hay quién mezcla en un bote aceite, vinagre y miel, y ya tenéis otro aderezo interesante.

Esta ensalada es genial para cenar cualquier día en casa, para preparar en una comida con amigos, incluso para llevársela al trabajo. La cebolla confitada, una vez preparada, la podemos conservar en un bote en el frigorífico unos 3-4 días. Vamos, que no tendréis que poneros a confitar cebolla a las 6 de la mañana, para llevaros el tupper a la oficina.

Ya véis, opciones para preparar ensalada hay miles. ¿Cuál os gusta más a vosotros?